1 de junio de 2014

El cambio o ....... el aroma de la confianza

Aparece de nuevo el tiempo de escribir. Sentado en casa, tranquilo al menos por unas horas, muchas cosas que contar me llevan a comprometer las horas que en las últimas semanas no encontraba para continuar con esta apasionante afición por escribir, que comencé hace casi cinco años.

Es frecuente que haya una cierta disconformidad con la rutina del día a día y que se quiera buscar alguna variación sobre ella. Ello es el origen de muchos cambios en la vida personal y en la vida laboral. Sin embargo, la vida que estamos acostumbrados a recibir cada día cuando nos levantamos se transforma tras algunas decisiones y, entonces, se extraña aquello que justamente se quería cambiar. Supongo que son las paradojas del ser humano, que sin duda afectan a nuestro quehacer diario y son las grandes resistencias ante los procesos de cambio. No sólo hay resistencias a cambiar de trabajo. Incluso la resistencia es a cambiar de área dentro de un mismo trabajo.
Para vencer esas resistencias, la actitud de las personas es fundamental, pero la confianza que éstas tienen en las decisiones de la empresa también es definitiva. En mis charlas utilizo con frecuencia un pasaje de la película 300 dirigida en 2007 por Zack Snyder y que recrea la Batalla de las Termópilas. El Rey Leónidas le explica a Efialtes, un griego deformado físicamente que pretendía unirse a las fuerzas de batalla, que no puede luchar contra los persas pues sería un obstáculo para el resto del equipo. Leónidas le dice que puede desarrollar otras tareas como dar agua a los heridos o recoger a los muertos. Sin duda es difícil decirle a alguien que no sirve para una tarea para la que no tiene las competencias adecuadas. Es difícil y de hecho Efialtes, muy molesto, termina traicionando a las fuerzas griegas ante los persas. Pero aún siendo difícil, si no lo hacemos, la organización no tendrá confianza en las decisiones que se establezcan para el desarrollo profesional. De ahí llegará sin duda el temor a un cambio mal pensado o improvisado.

No se trata de ser un Espartano/a, pero declaro aquí mi homenaje a tantas personas que deciden cambiar. Cambiar mirando atrás para reconocer lo mucho que han atesorado en años de experiencia (bueno y malo) y, a la par, cambiar tras mirar dentro de sí para entender que es necesario moverse de la zona de confort. No son decisiones fáciles y es necesaria una dosis importante de valentía (y para tener valentía primero ha de sentirse miedo) que permita abandonar territorios conocidos y cómodos, aunque sean aburridos. Un homenaje que expreso desde lo más profundo de mis convicciones.

Y los cambios suponen nuevos escenarios, nuevos paisajes y nuevas personas. Seguro que en algunas ocasiones se ha sentado en una reunión con alguien por primera vez y ha sentido que la comunicación fluía sin el menor esfuerzo. No se trata de que se opine lo mismo en todo, sino que la energía fluye con tal naturalidad que genera un estado de confianza (un aroma de confianza) que se traduce casi siempre en cosas buenas para todos. Esta última semana he regresado a Caracas y he trabajado intensamente en Banesco, mi nueva casa. Y estos son tiempos en los que con frecuencia vengo manteniendo reuniones con personas con las que jamás me había encontrado hasta ahora. En algunos casos, esas reuniones han sido sorprendentes y, casi siempre, es necesario extraer todo lo que uno tiene dentro para comprender y asimilar una nueva narrativa.

Cuando a nivel personal uno mantiene una conversación con alguien a quien conoce por vez primera  y ésta fluye de manera natural, con chispa y buena vibra, ninguno de los dos manifestará el más mínimo gesto para terminar la conversación, porque se siente a gusto. Cuando esa vibra no existe, sencillamente evitará volver a sentarte junto a esa persona. En las relaciones personales es un regalo encontrarte alguien así. En las relaciones profesionales nuestro amigo Daniel Goleman entra de pleno en el radar porque nos enseña que hemos de seleccionar entre las inteligencias que tenemos para conseguir que la conversación, aún sin las energías alineadas, fluya como debe. El estilo de cada cual es irrenunciable, pero la forma en la que nos relacionamos se puede trabajar con grandes posibilidades de éxito.

El estilo personal es una marca que se lleva cosida de manera muy visible. Todos la llevamos de fábrica, aunque no lo consideremos evidente. Incluso quien quiera pasar desapercibido se evidencia como alguien que se esconde de los centros de decisión. El estilo personal de cada cual es, a su vez, una tela que está cosida junto al de otras muchas personas para configurar un tejido que es la definición de la cultura de una empresa. Una organización ha de ser consciente del estilo de cada uno de sus integrantes. Seguramente conoce la famosa frase que ideó James Carville, estratega político en la campaña por la presidencia de Bill Clinton en 1992:
-. ¡¡Es la economía, estúpido !!
Se dice que esta frase ayudó enormemente a Clinton a conseguir la victoria sobre Bush padre en esas elecciones. A veces no nos damos cuenta, cuando intentamos dirigir un equipo, que éste se compone de personas, cada una de las cuales tiene esa "marca personal" que le hace creer en una forma de entender su vida y, por extensión, su trabajo. Si busca un cambio y, en ese camino, establecer una cultura, la construcción de esa cultura debe tener en cuenta el trabajo de captación hecho hasta ese momento. No sólo en cuanto a las competencias de cada uno sino en cuanto al estilo personal predominante. La cultura no se construye a través de una presentación en Power Point. Ni siquiera lo intente. Y si una cultura no le gusta, no intente cambiarla mediante correos electrónicos, mensajes grandilocuentes o amenazas. Hay que acordarse de Carville y reconocer que cambiar una cultura supone convicción, esfuerzo, constancia y, ciertamente, ofrecer algo mejor a los que deben adoptarla. Hay que evitar, en todo caso, que alguien grite:
.- ¡¡ Es la cultura, estúpido!!
El gran Peter Senge establece que "el aprendizaje en equipo es el proceso de alinear y desarrollar la capacidad del equipo para crear los resultados deseados por sus integrantes. Se construye sobre la disciplina del desarrollo de una visión compartida" Para Senge, lo contrario a una organización en aprendizaje es la que está afincada en mecanismos rígidos de control y, como no confía en las capacidades de sus empleados ni en su grado de compromiso, diseña mecanismos de control, sofisticados o burdos, que se estructuran de manera vertical formando una pirámide en cuya cima se toman todas las decisiones. Lo cierto es que las cosas han cambiado. Y han cambiado mucho. Y lo han hecho a una velocidad de vértigo..... Es fundamental revisar si mecanismos pasados de moda son válidos en esta época en la que los millennials buscan estilos parecidos a los suyos.

Cuando busca un perfume comprará aquel con cuyo aroma se identifique más. Buscará aquel que le fascine y enamore. ¿Por qué no buscar lo mismo a nivel empresarial? ¿Por qué no buscar lo mismo a nivel personal? En mi opinión dar ese paso es valiente y salir del territorio conocido permite afrontar escenarios de crecimiento personal que harán que nunca se arrepienta de cambiar de aroma.


Raúl Baltar

14 de marzo de 2014

El contrato (permanente) emocional


Ya son cinco años escribiendo en este blog. Son 78 entradas en las que he hablado de liderazgo, de comunicación, de trabajo en equipo o de actitud ante el cambio. Ante todo he hablado de personas, para personas. Y seguiré haciéndolo pues la vida nos deja a nuestro paso decenas de detalles que, si nos fijamos con algo de atención, se pueden convertir en aprendizajes aplicables a nuestro día a día profesional o personal.

Hoy escribo el último post que publicaré siendo parte del equipo del Banco Exterior. En estos años colaboré con un fantástico grupo en crear una forma muy especial de entender una organización empresarial a través de un concepto que denominamos Gente sin Igual. Y hoy me corresponde compartir con quienes me han acompañado todos estos años algunas reflexiones muy importantes para mi.

La experiencia de haber presidido el Banco Exterior estos últimos 6 años se queda en mi memoria emocional como una de las etapas más enriquecedoras de mi vida profesional. Si a ello le sumó 7 años de experiencia en el Banco Interamericano de Finanzas (BanBif) en el Perú, la ecuación da como resultado casi 14 años de mi vida profesional dedicado a entender Latinoamérica a través de dos países maravillosos que han sido testigos del desarrollo y consolidación de una forma muy personal de entender la gerencia.
 
 
Construir algo es un propósito desafiante para el que uno siente, cuando comienza, que esta preparado de sobra. La experiencia, el estudio, la observación y el aprendizaje de lo que algunos visionarios aplicaron con resultados extraordinarios en distintas actividades a lo largo de todo el mundo, animan a enfrentar esa construcción sobre la base del liderazgo adaptativo y de conceptos como la conectividad y la colaboración. Sin duda el correr de los años se encarga, a través de la cercanía (contaminación) con algunos líderes tóxicos, de dejar el ánimo de muchos por el camino. Sin embargo, convirtiendo lo negativo en aprendizaje y multiplicando lo bueno en actitud positiva, año a año se va confirmado cual es el camino que más luz ofrece. Quizás no el único camino (no hay una única verdad), pero al menos sí el camino más coherente, positivo y apasionante para la época que vivimos.

Estos últimos años han sido una auténtica sinfonía del cambio y muchos en Banco Exterior se atrevieron a interpretar la partitura de la misma. Lo interesante es que esa partitura se ha interpretado haciendo sonar distintos instrumentos por parte de muchos de nosotros en diferentes momentos. Si la actividad de una empresa debiera sonar como una sinfonía, los músicos que la interpretan deben hacerlo con aquel instrumento que más dominan y con el que se sienten mejor. Michael Jordan intentó jugar Béisbol, pero fracasó porque en realidad él era un virtuoso del Basket. Se trata entonces de buscar una conexión absoluta entre la competencia del músico y las que se requieren para cada instrumento. Se trata de conseguir que cada cual encuentre su elemento, es decir, ese pequeño universo en el que nos sentimos bien, y productivos para el lograr el bien común, haciendo lo que hacemos.

Así, muchos "músicos" en Banco Exterior comenzaron "tocando" en operaciones y continuaron en créditos, o comenzaron en negocios y siguieron en tecnología, o comenzaron en productos y siguieron en contraloría, o comenzaron en tesorería y siguieron en corporativa, o comenzaron en el centro de contacto para seguir en recuperaciones y así un largo etc. Muchos se atrevieron a entender que la zona de confort, con su paradigma favorito del "esto siempre se ha hecho así", es el peor enemigo de la evolución personal. Se aprendió a explorar terrenos más allá de lo conocido para entender que había capacidades que no estaban aprovechadas y en las que éramos virtuosos. Por supuesto que a veces duele, pero ese dolor es inevitable si quieres ver otros paisajes, siempre buscando el elemento y aceptando una partitura colectiva y compartida que nos llevó a fantásticos niveles en lo financiero y a soñados niveles en lo relativo a clima laboral.

Hoy quiero agradecer a los accionistas del banco la oportunidad de liderar a todos los colaboradores de Banco Exterior. Hoy quiero agradecer a todos los colaboradores por tanta pasión, por tanta entrega, por tanta fe en construir un mundo diferente. Un mundo sin igual. Quiero manifestar el orgullo que experimento al observar como ustedes se dieron cuenta de que el crecimiento de una organización no puede llegar, de forma sostenible, sin el complemento esencial del crecimiento de cada una de las personas que configuran la empresa. De cada uno de ustedes. Y esa, quizás, sea la gran fortaleza que estos últimos años permitió recibir una fantástica herencia y tener la fortaleza para seguir construyendo un gran proyecto empresarial.

Ya finaliza mi contrato laboral con Banco Exterior. Pronto comenzarán nuevas ilusiones a desarrollarse y nuevos desafíos a comprometer toda mi pasión y mis principios. Mientras tanto, les aseguro que mi contrato emocional con ustedes nunca terminará porque todos ustedes son ya parte del equipaje que me llevo en mi maleta de experiencias. Nunca les olvidaré.

¡Gracias!

Raúl Baltar